¿Modelo Social con Guantes?

puerto-rican-boxing“Siendo Miguel Cotto una figura pública, tiene que afrontar estas alegaciones con la mayor seriedad y responsabilidad que le impone su posición de modelo para la sociedad”. Eso dijo la licenciada Mayra López Mulero a preguntas de El Nuevo Día en la edicion interactiva del jueves 10 de diciembre.

Mi pregunta es: ¿cuando y quien le imposo a Miguel Cotto la posición de “modelo para la sociedad”? Yo pensaba que el era boxeador.

Ese comentario dañó lo que de otra forma hubiese sido una experiencia religiosa para mi; leer a “Bazooka” Gómez aconsejando a Cotto para mi representaba un gesto brutal de un gran campeón puertorriqueño queriendo ayudar a su hermanito boricua y monarca de la nueva generación. En medio de lo que, ausente el comentario de la licenciada, sería un futuro archivo historico del boxeo de la isla, El Nuevo Día se las ingenió para inyectar la vacuna moralista que nos han administrado (varios medios) muy subliminarmente por años. Y es que en nuestro terruño somos expertos crucificando a nuestras estrellas y celebridades cuando su moralidad se ve en tela de juicio.

Fuera de algo importante como Wilfredo Gómez aconsejando a Miguel Cotto, las etapas del procedimiento legal (vistas, mociones y deciciones en asuntos de ley que el/la juez tome), o una futura pelea de Cotto, no hay razón para que el siga en la primera plana de nadie. Si es moralidad lo que desean discutir, creo que los articulos deben hablar de lideres religiosos y politicos que viven de tener el record limpio para ganar credibilidad y poder predicarle valores a su pueblo (haciendose ricos en el proceso). Esos son los que vivieron (supuestamente) vidas sin exesos y se sacrificaron para mantener un nombre que les permitiera llegar a donde estan. Puede ser que Cotto sea ex-campeon walter y un adultero u hostigador a la vez. Pero si el es boxeador, cual se supone que nos importe: ¿lo de ex-campeon o lo de adultero u hostigador? El que crea o sienta que su(s) hijo(s) necesita(n) un buen ejemplo a seguir (modelo social), primero que escoja un(a) buen(a) espos@, y si eso no le funciona, que le compre a  su(s) hijo(s) un libro de Juan Pablo II o Barrack Obama.

Lo menos que le debemos a Miguel Cotto, y a cualquier puertorriqueño que en algun momento nos halla regalado un sentimiento de orgullo patrio, es respeto a su privacidad y permitirle que maneje con la mayor tranquilidad aquellas situaciones que nada tienen que ver con el talento que le dio fama. Como dijo Gómez, ningun proceso judicial es fácil ni para el acusado, ni para su familia. Tampoco lo es para la victima. Entonces, ¿porque se nos hace tan difícil respetar el espacio de alguien que tanto orgullo nos ha dado haciendo lo que sabe (en este caso, boxear)? Yo entiendo que el pueblo necesita ser informado, pero si de informar se trata, ¿que hace El Nuevo Día poniendo a una analista legal a hablar de moral en un articulo de la seccion deportiva? Como decían en “Bienvenidos”… incomprensible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: